Taxis y Lean

3

Fíjate en la siguiente foto:

3

¿Qué ves?
¿Puedes ver algún tipo de despilfarro? ¿Quizás más de uno?
¿Puedes ver algún tipo de mura o muri?
¿Puedes ver algún tipo de sistema de lotes y colas?
¿Por qué crees que se ha llegado a esta situación?
¿Ves algún gap entre esta situación y la ideal o estándar?
¿Crees que es mejorable?
¿Cómo se podría mejorar?

Espero tus comentarios. Un saludo.

3 preguntas a Jim Womack

Video entrevista a Jim Womack en el Lean Summit de 2016. Es un video corto, apenas de 6 minutos, pero los mensaje son importantes y muy claros. A veces (¿siempre?) los mensajes llegan mejor en intervenciones cortas que en charlas largas de 45 minutos.

Las preguntas han sido estas:

  • (hablando de “La máquina que cambió el mundo”) ¿Cuál fue el mayor cambio que el libro consiguió en empresas y en países?
  • En su opinión ¿cuál es la principal diferencia entre la mentalidad tradicional y la mentalidad “lean”?
  • ¿cuál es la principal diferencia entre un líder tradicional y líder “lean”?

 

¿Ego o eficiencia?

¿Por qué Lean se llama Lean? ¿Es lo mismo que TPS? ¿O que Toyota Way? ¿O que Lean Seis Sigma? ¿Qué diferencias hay entre ellos? ¿Hay realmente diferencias?

Cuando los investigadores del MIT investigaban a Toyota dentro del trabajo que hacían para la industria del automóvil, descubrieron una forma diferente, nueva y revolucionaria de hacer las cosas. Preguntaron por el nombre y les dijeron que no tenían, que simplemente era la forma en la que en Toyota hacían las cosas.

Entonces a John Krafcik se lo ocurrió llamarlo “lean”, por aquello que de se le había quitado todo lo que sobraba y había quedado sólo lo útil, lo magro. Ya sabes la historia.

A partir de entonces, se ha levantado toda una patulea de gente inventando cosas alrededor del concepto “lean”. Una veces con algo de acierto y la mayoría sin el menor atisbo del mismo.

Se ha decorado el término con múltiples adjetivos, de nuevo a veces con acierto y la mayoría sin él.

Se han inventado teorías de gestión nuevas, sin base experimental ni observacional alguna, a las que cómo no, también se le ha puesto nombre, a las que la prueba de la realidad se ha encargado de poner en su sitio.

Hoy seguimos con ese baile de nombres que no consigue otra más que confundir lo que ya es confuso de por si.

La realidad es la que decíamos al principio, “lean” se llama “lean” porque es el  nombre que los investigadores del MIT le pusieron a la forma en la que Toyota hacía las cosas. Period.

Y ahora entra el ego.

Diferenciar entre “The Toyota Way” y “lean” tiene ventajas e inconvenientes. Entre las ventajas, según parece, está que según dicen hay un grupo de gente más o menos extensa a los que no les hace gracia usar una metodología, filosofía o forma de hacer las cosas que sea de otro. Y menos aún si encima lleva el nombre de otro.

Por eso lo que se suele hacer es tomar la forma general de “lean” y “adaptarla” a la forma de cada uno: meter unas herramientas nuevas y quitar otras, cambiar algunos criterios o normas de comportamiento, etc. Pero esto tiene de nuevo consecuencias. Cambiar una metodología tiene consecuencias en el resultado.

Pero claro, nosotros como científicos de la gestión, debemos plantearnos la siguiente cuestión:

Bien, realizar cambios en el método cambia el resultado, pero ¿mejoran o empeoran el resultado?

Cambiar para empeorar a cambio de satisfacer el ego, no tiene sentido, y sin embargo es lo que muchos hacen.

Quizás mejor hacer lo mismo y llamarle distinto, allá cada uno, pero al menos conseguimos preservar la eficacia del resultado.

Mi mejor consejo para ti es que si decides trazar nuevas hipótesis (cambiar cosas del método, a lo cuál te animo, dicho sea de paso), lo que debes hacer es someterlas a ensayo y verificar si la realidad te da la razón o te la quita, pero nunca dejes que tu orgullo domine el método científico. El resultado, aunque quizás más placentero para el ego, será peor para la empresa.

¿Qué opinas? ¿Estás de acuerdo con los expuesto o no? ¿Echas algo en falta? ¿Algo que no te cuadre? Te animo a que dejes tu opinión, tanto si es a favor cómo en contra. Me encantaría que este pequeño espacio en la red sea un lugar para nosotros donde intercambiar de ideas, para lo cual tienen que tener cabida todas, las a favor y las contrarias, por supuesto. Valoro tu opinión y tu forma de ver las cosas, por eso quiero escucharlas.

¿Te animas?

Un saludo, amigo.

¿Seguimos cayendo en el Taylorismo sin darnos cuenta?

Hola amigo. Qué tal todo? Espero que muy bien.

Hoy te traigo una pequeña cuestión que espero que te sirva para reflexionar y para que puedas auto analizar tu situación sobre ella.

El Taylorismo se caracterizaba porque había un grupo de personas, los ingenieros, que pensaban y decidían cómo debía hacerse el trabajo.

Y otro grupo, que eran los trabajadores, que eran los que hacían el trabajo tal y como se les había dicho que tenía que hacerse.

Si hoy les decimos a los trabajadores cómo deben hacer su trabajo Lean, y esperamos que ellos simplemente hagan lo que les decimos, ¿no estamos siendo Tayloristas?

Y el Taylorismo no es Lean.

Las dos condiciones

En las técnicas con las que trabajo, hablamos de cosas que se aplican en la práctica y que está demostrado que transforman.

Siempre pido dos condiciones para poder comenzar a trabajar.

Son dos condiciones que siempre digo el primer día.

Si no se aceptan no firmamos. Y tan amigos.

Es importante ser claro con las cosas importantes. Mi trabajo es ayudar.

Y si mi trabajo es ayudar, empiezo desde el primer momento. No tiene sentido otra cosa.

A ver, cuáles son esas dos condiciones.

Son simples.

La primera es que hay que ser consciente de que lo que vamos a hacer va a necesitar trabajo. No es venir, que yo explique y hasta la próxima sesión. Que va. Eso es lo de menos.

Esto es parecido a ir a clases y aprender inglés. El profe te explica, pero eres tú quién tiene que hacer los deberes. Yo dejo tareas para hacer de entre media hora y tres horas cada día, dependiendo de la disponibilidad que tengan. A veces sábados y domingos incluidos.

Si no, no se cambia. Es la realidad.

Falta la segunda condición.

Es la más difícil.

Apertura mental.

¿Por qué apertura mental? Porque lo que vas a oir de mi te va a chocar.

No va a ser lo que ya piensas y sabes.

Y es así por definición.

Imaginad que viene a verme una empresa con graves problemas. Imaginad que estemos de acuerdo en todo. Me explica sus problemas y yo les digo, es verdad, tenéis razón.

Y así día tras día.

Y encima le cobro.

¿Piensas que esa empresa va a cambiar? Correcto. No.

No estamos haciendo nada.

Nosotros trabajamos con las ideas, por lo tanto lo que yo le voy a dar es diferente de lo que ya se tiene.

Incluso va a ser contrario en muchas cosas.

Por lo tanto tiene que chocar.

Si algún cliente viene y me dice que está de acuerdo en todo lo que le digo, pienso: qué raro! Entonces hay poco que hacer.

Por tanto por definición, mucho de lo que vas a oir de mi, te va a chocar.

Señal de que aporta algo.

Pero ojo, apertura mental no significa creerlo todo porque lo digo yo. Eso no es apertura mental, es más bien sectarismo.

Apertura mental significa dejar el juicio en suspenso un ratito, intentar entender bien lo nuevo, ponerlo en práctica y ver si funciona.

Estas son las dos condiciones: saber que esto hay que trabajarlo y apertura mental.

Si estás de acuerdo con todo lo anterior y quieres mi ayuda, en forma de curso o de consultoría, escríbeme y hablamos. Te ofrezco lo mejor de entre lo mejor. Probado.

consultoria.leansystems@gmail.com

Si buscamos mejorar, de las apariencias no nos debemos fiar

¿Cuál te dice tu intuición que es la respuesta correcta?:

Caso 1)
Un bate y una pelota juntos cuestan 1,10€.
El bate cuesta un euro más que la pelota.
¿Cuanto cuesta la pelota?

Caso 2)
Tenemos que hacer 20 sobres, ¿qué es más rápido?:
Doblar primero los folios y luego meterlos en los sobres.
Doblar un folio y meterlo en un sobre, doblar un folio y meterlo en un sobre, etc…

Mejorar. Analizar. Decidir.

Evaluando caracteristicas o habilidades a desarrollar

Michael Ballé comparte con nosotros una serie de habilidades que tienen las organizaciones que adoptan el enfoque Lean en la gestión empresarial o al menos de operaciones (si es que eso es posible). Las comparto aquí contigo con la intención de que las evalúes una a una, puntuándolas si lo crees necesario para que te sean de ayuda en la mejora de estos campos.

Estas son:

1.- Competencia en el trabajo.

2.- Confianza en el equipo.

3.- Claridad en la comunicación de objetivos.

4.- Valentía para afrontar los problemas.

5.- Creatividad en la resolución de problemas.

Espero que te sean de ayuda. Nos leemos pronto. Un saludo.

Ayuda para comenzar con la herramienta A3

Hola de nuevo. Antes de comenzar me gustaría que me contarás qué tal va todo, cuáles son los principales problemas que estáis afrontando en la empresa y cómo estáis intentando resolverlos, pero como sabes este medio no me permite mantener esa utilísima conversación contigo. Llámame, nos tomamos un café y hablamos de estos asunto.

Mientras llega ese buen momento, sé que es posible que te hayas planteado la posibilidad de comenzar a utilizar la herramienta A3, o incluso ya la estés usando. Hoy te traigo una plantilla que te puede servir de ayuda para o bien comenzar a trabajar sobre ella e ir viendo si le falta algún detalle que quieras añadirle o quitarle o bien para comparar con la ya tengas en marcha y comprobar si puedes añadir algo.

Son del Lean Institute, y las tiene a libre disposición del público, así que por qué no aprovecharlas para usarlas. Te dejo los enlaces debajo.

Un saludo.

A3 Tool (Powerpoint)

A3 Tool (Word)

Reflexión sobre la competitividad real de tu empresa

Sabemos que ser competitivos es un requisito para poder sobrevivir en el mercado. Los menos competitivos se ven obligados a poner precios mayores a sus productos o servicios de los que tienen en la competencia, lo cual los saca del mercado. Y sobre este asunto reflexiono sobre las siguientes cuestiones:

¿Puedes ser competitivo si tu sistema de producción no lo es? ¿Es necesario que la producción sea eficiente para después poder aspirar a ser competitivo? ¿Cómo puedes hacer mejorar tu sistema de producción para que no sólo alcance a la competencia sino que la adelante incluso?

Espero que reflexiones sobre estas cuestiones. Son fructíferas, creo.