Cómo aplicamos Lean en la empresa: Lecciones desde las trincheras

Lean o no Lean

Lean o no Lean

Este mes, Jeffrey Liker ha publicado en la web theleanedge.org un preclaro a la vez que profundo artículo que vuelve a poner el dedo en la llaga, que sigue abierta desde el comienzo de los tiempos, y que no se ha cerrado lo más mínimo a pesar de los esfuerzos dedicados por aquellos que nos tomamos en serio la mejora sostenible del rendimiento de las organizaciones.

Hablamos de la diferencia que sigue existiendo entre lo que los propietarios y altos directivos de empresas quieren y lo que Lean puede hacer por ellos. Hablamos nuevamente del cortoplacismo frente al crecimiento sostenido, de la presión por cumplir con los números frente al desarrollo constante de las personas. En realidad, hablamos de muchas diferencias. Muchas más de la que quizás nos gustaría enumerar.

En el artículo, Liker cuenta una situación vivida recientemente en la que una empresa le pide ayuda para implantar Lean y el le cuenta lo que Lean puede ofrecerle, el tiempo que le llevará y lo que le costará, y no sólo en términos monetarios sino también en términos de esfuerzo y dedicación. La situación que narra Liker la hemos vivido todos los que estamos en la arena día sí, y día también. Esas peticiones de “queremos empezar en todas las líneas a la vez”, “queremos acelerar al máximo la implantación”, “queremos resultados tangibles en un mes” y “queremos tener desarrollado nuestro propio equipo autónomo antes de final de año”.

Desafortunadamente, cumplir estos requisitos, donde podemos notar la fuerte presencia de los condicionantes antes mencionados, lleva directamente al abismo, amén de no ser realista. Es importante comprender que en esto de la gestión de empresas también es cierta la frase de Feynman: “Nature can not be fooled” (La Naturaleza no puede ser engañada) y por tanto se hace necesario comprender los mecanismos y resortes que llevan al crecimiento sostenido y sostenible y que están detallados en los 14 principios publicados en el genial libro “The Toyota Way” y que están avalados por 60 años de práctica continuada y de adaptaciones constantes al entorno, con resultados medibles y tangibles. (Aquí siempre me viene a la cabeza la historia del pianista y la anfitriona).

Detalla Liker en su articulo 5 formas en que la dirección de una empresa puede enfocar esto de la aplicación de Lean (no es una lista cerrada):

1. Aplicación conducida por la imitación. Como Toyota es el modelo, hagamos lo que hacen allí y seremos como ellos (falacia del golf)

2. Aplicación guiada por las herramientas. Como las que consiguen el resultado son las herramientas, implantemos cuantas más mejor y ganemos los merecidos resultados.

3. Aplicación conducida por la presión por reducir los costes. No hay otra elección: o reducimos costes o salimos del mercado. Visión de Lean como la pildora mágica que viene a solucionar todos nuestros problemas.

4. Aplicación conducida por la cultura. Queremos una cultura de gente comprometida y que mejora de forma continua. Las personas son más importantes que las herramientas de forma que si llevamos a cabo un cambio correcto en los métodos de gestión pondremos las condiciones necesarias para usar las herramientas apropiadas. Esto presupone que el cambio en la gestión es una pieza separada de la implantación Lean.

5. Aplicación conducida por el aprendizaje. Lean es una mentalidad y un patrón de comportamientos que lleva a una búsqueda sin fin de una forma mejor de hacer las cosas centrada en lo que la empresa y cada cliente necesita.

Si preguntas a cualquier experto (real) a nivel mundial en Lean, lo definirá con alguna variante de la quinta. Sin embargo, en el mundo real seguimos teniendo abierta la brecha entre el enfoque que habitualmente se tiene desde la dirección (1 al 4) con el que de verdad funciona (alguna versión del 5).

Desde aquí animo a todas aquellas personas cuyo trabajo tiene intrínseca alguna responsabilidad de gestión a que conozcan un poco más en profundidad qué es esto de Lean y cuales son sus principios y palancas de funcionamiento para así poder tomar decisiones de forma más eficiente y obtener mejores resultados cada vez.

Y recuerda, las cosas que merecen la pena, siempre cuestan trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s