Rant patrocinado: Crecepelo, abejas y ventiladores

“La verdad os hará libres” (Jn 8,32).

Cuando empezaba en esto, leía a los Womack, Jones, Shook, etc., reincidiendo en un mismo argumento: lo importante son los principios, los conceptos, en definitiva lo que hemos dado en llamar la filosofía, ese ente abstracto que está convirtiéndose en un cliché y ni siquiera le ha dado tiempo de tener algo de éxito. Pero prosigamos con la perorata.

Hoy, ya con algún tiempo pasado y en plena efervescencia de lo “Lean” se observa una curiosa situación: esto no cuaja como se espera (toma palada de abono al ventilador). Y después de ver a algunos fracasar y a muchos quedarse en un quiero y no puedo, en una moda más, vale la pena alguna reflexión sobre el asunto.

Según he podido comprobar, cuando Lean no funciona es siempre por la misma razón: no se cree. Se piensa en Lean como un juguete más, como la próxima dieta milagro o el nuevo crecepelo definitivo. Que no, que así no. “Pero es que a aquel le ha funcionado”. Sí, pero a ti no te funcionará porque no reúnes los requisitos necesarios. Lo siento, es así y lo puedo anticipar con sólo hablar con el fulano unos minutos (a veces antes, incluso. Uno que afina el instinto). En Lean para ver hay antes que creer. Y guste o no es así como funciona.

Yo, con mi retorcida forma de pensar, suelo dar una vuelta de tuerca más: No tienes porqué hacer Lean, digo a veces. Hay muchas más “cosas” allí fuera. Pero si quieres avanzar algo tienes que elegir una y centrarte en ella, al 100%, sea la que sea, y con lo aprendido habrás subido escalones. Y si lo sigues haciendo llegarás muy alto en la escalera. Sube tranquilo; arriba te espero.

Quizás es que no estamos sabiendo llevar el conocimiento de la forma correcta a los directivos, no lo sé. Pero lo que sí puedo decir porque lo veo a diario, es que casi todos lo que se dedican a (¿de?)formar a las empresas no tienen demasiada idea de lo que están haciendo (más abono fresquito para todos 👿 ). Lean tiene una característica y es que a pesar de tener lo que podríamos llamar un cuerpo teórico, esa teoría debe ser interpretada para poder ser aplicada y esa interpretación sólo es buena si está basada en la práctica, en la buena practica. Y de esto carecen casi todos. No se pueden aprender artes marciales por correspondencia y luego salir a pelear en una competición porque te las van a dar por todos lados, no sé si me explico.

A lo mejor parte de la culpa está en la llegada de los buscadores de oro, de la abejas al panal de miel que hace que se trivialice todo y pasemos de enseñar cosas útiles a poner a las famosas cárnicas al frente de semejante disparate. En todo el tiempo que llevo en esto he conocido a mucha gente, y puedo decir sin temor a equivocarme que puedo contar con los dedos de las manos los que tienen desarrolladas las cualidades necesarias para hacer triunfar esto de Lean allá donde vayan.

Lo dicho anteriormente aplica al 95%. Pero luego falta el 5% restante que es el que hace que todo tenga sentido. Se trata de ese grupo que afronta la adopción de Lean como tiene que ser, y ahí están los resultados que los avalan. Mientras tanto, el cuento se sigue repitiendo: los buscadores del crecepelo mágico se vuelven a poner en la puerta para ver si consiguen ver algo. Pero es imposible mientras no cambien algunas cosas (y personas, cosa harto más difícil).

Si te parece, otro día seguimos hablando. Ahora me espera un día de formación a un grupo de los del 5%. Espero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s