Qué puede Lean hacer por tí hoy

[message type=”simple” bg_color=”#EEEEEE” color=”#333333″]He extraido estas fotos de la pizarra que usé en una charla para compartir con vosotros este interesante razonamiento. [/message]

Hoy vamos a lo práctico!! Que sé que gusta mucho. Hablaba con los responsables de una empresa y me decían que estaban en problemas, cosa habitual en los tiempos que corren, y me preguntaban qué podría Lean hacer por ellos. Y como creo que puede ser aplicable a más personas, lo subo al blog.

Me hablaban de problemas. Y me contaban lo siguiente:

[custom_list style=”list-1″]

  • Las Ventas están por los suelos
  • Los beneficios son cero, o incluso negativos (pérdidas)
  • Hay una fuerte presión para bajar los precios lo cual implica reducir los costes, cosa casi imposible
  • No hay un euro para formación. Tampoco tiempo. Y aunque lo hubiera, no ve cómo eso podría ayudarles
  • La realidad es que sobra gente en la empresa, pero quieren mantener los empleos en todo lo posible
  • De esta forma, necesitan de forma urgente incrementar las ventas y reducir los costes. De otra forma, la quiebra está a la vuelta de la esquina

[/custom_list]

Con este panorama, la pregunta surge sola…

¿Qué va a poder hacer Lean por mi en esta situación?

Dije: “Bien, vayamos por partes. Me hablas de problemas. Detengámonos un momento aquí.

¿Por qué tienes problemas?

Muchas son las razones dadas aquí, ausencia de ventas, competencia desleal, costes excesivos, la gente está parada y no compra, etc, etc, etc. Pero estamos corriendo mucho y damos respuestas erróneas a esta simple pregunta. Tenemos problemas porque no tenemos beneficios, ¿estás de acuerdo?. –, me dice. Bien, es algo obvio, pero cierto ¿no? – Claro, me replica.

¿Por qué no tienes beneficios?

Nueva retaila de respuestas varias, básicamente las mismas que antes. Pero no vayamos tan rápido: no hay beneficios porque la diferencia entre Ingresos y Costes es negativa (B=I-C) ¿cierto? –Hombre claro, eso es obvio, responde. -Bien, continúo. Vayamos asentando cosas y avanzando lento pero seguro. Demos un pasito más,

¿Por qué esa diferencia es negativa?

Curiosamente, surgen las mismas respuestas que las dos veces anteriores otra vez. Nuevamente sugiero no ir tan rápido. -La diferencia es negativa porque C es mayor que I, los Costes mayores que los Ingresos ¿cierto? –, me dice algo desganado como pensando que este razonamiento no va a parar a ningún lado. Veo que quiere la solución rápida, la que no funciona, la mágica, pero resisto y lo sigo llevando por este camino lento pero seguro. -Ahora, digo, tenemos tres vías por donde seguir: esto se dá o bien porque los Costes son excesivos o bien porque los Ingresos son deficientes o una mezcla de ambas, que será lo más probable. Nos vamos a quedar con la opción de que los costes son excesivos, y por varias razones: Porque lo son, porque subir las ventas no es tan fácil en los tiempos que corren, y porque subir las ventas va a ser un objetivo que se alcance casi solo si conseguimos reducir los costes. Están muy ligadas. Lo verás. Sigamos entonces por ese camino.

¿Por qué son los costes tan altos?

Aquí, este hombre, estaba ya algo perdido. Así que seguí yo. -Los costes son excesivos porque hay mucha muda en el sistema/procesos. Crack!! Acabo de romper todos los esquemas. Este es el salto que nadie dá y es justo el que conduce a la respuesta. (muda = palabra japonesa que prodríamos traducir como despilfarro, tareas o actividades que consumen recursos, personas, tiempo, material, etc, y que no aportan valor al cliente final). Y ya que estamos por aquí, seguimos,

¿Por qué hay demasiada muda en el sistema/procesos?

Porque estamos empleando metodologías y formas de hacer las cosas que hoy ya no funcionan y provocan grandes ineficiencias en el sistema. La siguiente pregunta es obvia

¿Por qué esas metodologías o filosofías no funcionan?

Porque esas metodologías (llamadas “producción en masa” o “producción en lotes y colas”) fueron desarrolladas hace más de 100 años y hoy el mundo ha cambiado mucho respecto del que fue entonces. Seguimos haciendo las cosas basados en estos principios en un mundo totalmente distinto, un mundo altamente competitivo, global, con gran presión en precios, en plazos y en personalización, así como de altos niveles de exigencia tanto en calidad como en servicio al cliente. Y no funcionan. Y las pruebas las tenemos delante de nuestras narices.

Y surge la pregunta clave:

¿Qué hacemos entonces?

Aprender y empezar a aplicar Lean. Es la filosofía/metodología que sí que está adaptada al entorno actual. Si cambiamos a Lean …

entonces …

… tendremos una nueva metodología que funciona

entonces …

… podremos eliminar la muda de nuestro sistema y procesos

entonces …

… los costes se reducirán de forma dramática

entonces …

… los beneficios subirán

entonces …

… habremos salido del problema.

Pero además, hay bolas extra:

Al mejorar los procesos reduciendo o eliminando muda conseguiremos también

[custom_list style=”list-1″]

  • reducir los tiempos, con lo que podremos entregar en un plazo mucho menor
  • ganaremos en flexibilidad, con lo que podremos responder más rapidamente ante cambios en los pedidos
  • la calidad se verá notablemente mejorada
  • al reducirse los costes podremos reducir el precio de venta o bien ofrecer más características por el mismo precio. O ambas!

[/custom_list]

Todo esto tendrá un impacto positivo en las ventas, lo que significa que estas aumentarán, lo que añadido a la reducción de costes nos pone directamente en el camino hacia el éxito. El camino Lean.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s