No se puede tener éxito sólo con las cifras visibles

Para gestionar una empresa, o cualquier compañía en general, necesitamos cifras. Con ellas intentamos modelar la realidad y en base a ellas podemos tomar decisiones mejor informados. El problema viene en que hemos cometido un error: pensar que las cifras son la realidad. No lo son. Son, en el mejor de los casos, una parte de la realidad. Y a lo peor, ni siquiera la mejor parte o la más representativa. Hemos tomado aquello que podemos medir por la realidad, y pensamos entonces, que los numeros lo son todo. Error. Dice Deming:

“Aquel que dirige su compañía unicamente por las cifras visibles, con el tiempo se quedará sin compañia y sin cifras”

W. E. Deming – La salida de la crisis

Esto me recuerda mucho al error que cometen los economistas en su mayoría: pensar que todo se puede medir con dinero. En la primera clase del primer curso de economía me dijeron: “La economía trata de las cosas que son medibles con dinero”. Y no todo es medible con dinero. De hecho, las cosas más importantes, las que te harán triunfar o fracasar, incluso como empresa, no se pueden medir con dinero (crack!). Por eso cuando escucho a los economistas decir que todo es economía, no puedo dejar de esbozar una sonrisa. No, hay cosas que no lo son porque no son medibles, ni con dinero ni con nada. Y esto, verás que es mucho más importante de lo que parece.

Aqui sucede lo mismo, no todo es susceptible de ser medido. Dice Deming:

“Los datos más importantes que se necesitan para la gestión no son conocidos, y ni siquiera cognoscibles”

W. E. Deming – La salida de la crisis

Pero ¿cuales son esas cifras?. El propio Deming nos enumera algunos ejemplos (ojo: no sigo el orden original y sólo pongo algunos a modo de ejemplo):

1. El efecto multiplicador sobre las ventas que tiene un cliente satisfecho, y el efecto contrario de un cliente insatisfecho.

Mucha tela hay aqui para cortar. Así que te la dejo para pensar.

2. Cuando la dirección deja claro, de manera inamovible, y con independencia de quien entre y salga, que la politica será permanecer en el negocio adecuado al mercado, entonces la calidad y la productividad mejoran.

3. La calificación anual del comportamiento provoca graves perjuicios.

4. Impedir que los empleados se sientan orgullosos de su trabajo provoca también graves perjuicios.

5. ¿Dónde están las cifras del coste de los extravíos en el transporte de mercancias? ¿Y de los retrasos por un mal mantenimiento? (verbi gratia)

Además, hay una especie de problema añadido, y es que a medida que una empresa se deteriora tiende a depender más de las gestión por cifras. Dice Deming:

“Cuando la perspectiva de una compañía se hace menos y menos prometedora, la dirección depende más y más del interventor para gestionar por cifras”

W. E. Deming – La salida de la crisis

Y entonces la cosa empeora aún más entrando en una espiral autodestructiva. Dirigir por cifras es un error que cometemos casi todos. Solo hay que darse una paseo por alguna compañía y hablar un poco. Incluso se suele dar el caso extremo de que las cifras vayan bien, y la empresa vaya cuesta abajo y sin frenos. Nuevamente Deming:

“Puede parecer que una compañía lo está haciendo bien sobre la base de las cifras visibles y aun así ir cuesta abajo debido a que la dirección no presta atención a las cifras desconocidas e incognoscibles”

W. E. Deming – La salida de la crisis

Me preguntan muchas veces si pienso que esto se arreglará pronto. Siempre digo lo mismo: “A quien lo haga bien, sí. Al resto no”. Hoy hay que ser competitivos y estamos muy lejos de reunir las condiciones necesarias para empezar a serlo. Es como querer llegar caminando al Polo Norte mientras vamos por el Sáhara y en dirección a Suráfrica. ¿Llegaremos pronto? Lo dudo. Pero el que de media vuelta y ponga rumbo al Norte, habrá empezado su salida de la crisis. Los demás, seguirán vagando por el desierto.

Pero siempre me gusta terminar con una reflexión positiva: Se puede conseguir. Y está en nuestras manos. Hay compañías exitosas en cuya base el éxito está la filosofía de Deming y de Lean. ¿Por qué no aprender de ellas? Somos algunos los que apostamos por el conocimiento e intentamos llevar a los directivos e ingenieros de las compañías el necesario cambio de paradigma, dejar atrás los principios de la producción en masa que no funcionan bien y abrazar filosofías y métodos adaptados a nuestro tiempo y entorno como Lean o Deming, que nos permiten ser cada día más productivos, competitivos y caminar sin fin hacia la excelencia. Dejar atrás el miedo y trabajar de forma inteligente.  De nosotros depende.

Nos leemos en los comentarios 🙂

Anuncios

2 pensamientos en “No se puede tener éxito sólo con las cifras visibles

  1. Pingback: La mentira de la gestión por números: El escándalo en el National Health Service de UK | Alta Cuncta

  2. Pingback: Cómo saber si estamos aplicando Lean de forma incorrecta | ALTACUNCTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s