Cuándo innovar

Éxito o fracaso from stock.xchng

Gran pregunta. Hace poco vi la charla que dió José Luis Izquierdo (magomore) en el TedXMoncloa, y que recomiendo fuertemente (ver nota la final): humor e inteligencia en un solo ente, titulada “El cambio positivo” creo recordar. Pues en un momento preguntaba a la audiencia:

“¿Cuándo hay que innovar? Pues en dos momentos: Uno, cuando las cosas van bien. Y dos, cuando las cosas van mal”.

Más claro, el agua. Sin embargo, aquí se nos presenta una especie de disonancia cognitiva (verbi gratia):

“Sí, pero es que no tengo tiempo”

Esto me lo dicen mucho ultimamente (este fin de semana sobretodo). Cuando no vas a tener tiempo es cuando cierres, pienso. A este respecto, dice S. Shingo:

Frecuentemente, cuando promuevo mejoras en las fábricas, recibo el rechazo de personas que dicen que estan muy ocupadas y no tienen tiempo para esas actividades. Si hay una ralentización de la actividad en la siguiente visita y sugiero que quizás ahora hay tiempo para la mejora, obtengo a menudo respuestas del tenor siguiente: “Ahora tenemos poco trabajo”, dicen. “Estamos ocupados buscándolo y no tenemos tiempo. De todas formas es dificil interesarse por las mejoras cuando no hay trabajo, no las necesitamos, tampoco”

– S. Shingo. “Enfoques Modernos de Gestión de la Fabricación”

Osea, que esto no es nuevo. Estamos hablando que Shingo escribió esto más o menos en los años 50, así que ya ha llovido algo. Pero Shingo sigue y dice:

En estos casos es oportuno responder de la siguiente forma: “Mire, dejará de estar ocupado cuando se muera o cuando vaya a la bancarrota. Piense sobre ello. Precisamente porque está ocupado siempre, debe analizar los factores que le mantienen continuamente en tensión. Revitalice la compañía cambiando a mejor esos factores”

– S. Shingo. “Enfoques Modernos de Gestión de la Fabricación”

Todo el mundo te reconoce que hay cosas que cambiar, pero nadie cambia nada. Haciendo un paralelismo con la Teoría del Germen, la gente sólo hace lo que conoce, y dentro de lo que conoce, en lo que cree. El problema está en que nuestro conocimiento está limitado por tres factores:

  1. El estado del conocimiento de nuestros profesores. Fueron los que nos dieron la formación.
  2. El conocimiento de nuestros mentores. Aquellos que nos enseñaron nuestro trabajo.
  3. Y el conocimiento de nuestro colegas. A ellos recurrimos cuando tenemos dudas.

De esta forma somos esclavos de nuestros profesores, mentores y colegas. Si lo que nos enseñaron no funcionan, necesitamos conocer cosas nuevas (que las hay y muchas). Hay un grupo de empresas que son innovadoras y siempre están abiertas a nuevas ideas. A estas les va mucho mejor que al resto. Las demás, problemas cada vez mayores.

Magomore, en la TedTalk, ponía la siguiente analogía:

Todos íbamos en nuestro barco navegando a toda popa. Había viento para todos. Venga viento. Soplaba y soplaba y todos navegando y navegando. Un día, el viento se para. Ya no hay viento. Y de repente nos vemos en medio del mar, sin viento. Entonces tenemos cuatro opciones:

 

  1. Espero que vuelva el viento.
  2. Me dejo llevar por la corriente.
  3. Me pongo a llorar.
  4. Me pongo a remar.

Yo elegiría la cuatro, pero la mayoría parece estar en las tres anteriores: esperando a que vuelva el viento, dejándose llevar por la corriente o echandose a llorar. Hay que remar. Hacer algo.

Yo creo que los de las tres primeras son los que dicen lo del tiempo. Cada vez es más habitual ver empresas en verdaderos problemas, que te reconocen que tienen problemas graves, ¡¡pero no hacen nada para cambiar!!. Pero es que encima les dices que hay métodos que pueden ayudarles mucho, que quizás estaría bien que les echaran un vistazo, y … nada. ¡No hacen nada!. Menos mal que sí que hay un grupo de empresas que son innovadoras y abiertas al conocimiento, que se han puesto a remar, se han olvidado de antiguas soluciones, se han dado cuenta que esto ha cambiado y mucho y que se necesitan nuevas formas de hacer y gestionar. A estas les va mucho mejor. Claro.

Cuando me encuentro con la respuesta del tiempo, siempre me acuerdo de Deming:

Cambiar no es necesario. Sobrevivir no es obligatorio

– W.E. Deming

Nota: He aquí la charla de magomore. Como no puedo insertar el video 😦 , hay que pulsar en la imagen para ir la web de TedxMoncloa, y luego en el video ir directos a la hora 03:42:00

Charlas TEDxMoncloa

Anuncios

2 pensamientos en “Cuándo innovar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s