Stocks ¿Un mal necesario o un mal absoluto?

Todavia sigue siendo habitual encontrarnos con plantas distribuidas según el tipo de maquinaria, los tornos con los tornos, las fresadoras con las fresadoras, etc. Sigue siendo común encontrarse muchas plantas donde se pone el énfasis en la eficiencia operacional y se es negligente con la eficiencia del proceso. En otras palabras, significa la acumulación de inventarios por todas partes y transportes extras por toda la planta como consecuencia de emplear la producción en lotes con el objetivo de elevar hasta el límite el uso de la capacidad de las máquinas.

Cuando preguntamos o hablamos sobre el tema de inventarios, quizás influenciados por nuestra educación, el sentimiento general es que es un “mal necesario”. Pero el problema aquí está en el enfasis. Respecto al concepto de “mal necesario”, S. Shingo dice:

“El 90% del enfasis es en lo de “necesario” y solamente un 10% en lo de “mal”. ¡Algunas personas afirman incluso que el stock es necesario!”

– S. Shingo

Lo que es seguro es que la presencia de stock mitiga y oculta los problemas de la producción. Se puede decir que tiene un efecto droga. La presencia de inventarios “resuelve” ciertos problemas muy fácil y eficazmente. Por ejemplo:

1. Permite una respuesta inmediata a una demanda imprevista
2. Aumentando el tamaño del lote se disminuye el impacto de los tiempos de setup de las máquinas
3. Amortigua el imapcto de unidades defectuosas
4. Protege contra interrupciones de la producción: ausencia de operarios, fallo de maquinaria, etc.

Pero estas supuestas resoluciones de problemas son falsas. Hoy ya sabemos que la sobreproducción da lugar a todo tipo de despilfarros y pérdidas, dando como resultado un peor rendimiento y mayores costes. En Lean, el stock se considera un mal absoluto y es absolutamente necesario eliminarlo y exiten medidas que se pueden adoptar para ello.

Deciamos que el stock tiene un efecto droga o narcótico. Esto es así debido a que alivian inmediata y facilmente las penosidades que acompañan a una larga cadena de problemas de producción. Igual que con otras drogas, siempre requiere una dosis mayor para sostener el efecto. Nuestra tolerancia a los stocks aumenta con el tiempo y llega un momento en que no nos sentimos seguros sin ellos.

Para el sistema de producción Lean, el stock es un mal absoluto, produce todo tipo de ineficiencias y es el mayor proveedor de muda. Por eso se le persigue implacablemente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s