En qué mejora Lean tu empresa

Todos aquellos que no conocen Lean (también llamado a veces sistema de producción pull) se hacen la siguiente pregunta, y con razón:

¿Qué aportará la filosofía Lean a mi empresa en caso de que decida adoptarla? ¿Realmente funciona o es una teoría más? ¿Es un producto milagroso que luego no tiene nada de milagroso y lo único que hace es hacerme gastar dinero y el único que gana es el supuesto experto?

Vamos a ver todas y cada una de estas dudas, sanas y razonables.

¿Qué te aporta Lean?

Si no estás familiarizado con el sistema y con su historia es normal que te hagas esta pregunta. Para los que sí que lo conocemos en profundidad, a veces nos resulta algo dificil expresar en una sola frase cuales son las ventajas sobre el sistema de producción en masa. Así que voy a hacer un esfuerzo sintetizando lo que creo más esencial, pero te pido que no pierdas de vista que aún hay muchas más cosas detrás. Pondré una analogía. Es como si te preguntan a tí, en que puede beneficiar a alguien hacer deporte. Seguramente tu respuesta sería algo así:

Pues te mejora todo. Tu presión arterial se regula muy bien. Te reduce el colesterol y los triglicéridos. Te empuja a llevar una dieta más sana. Tu estado de ánimo también mejora mucho. Quemas grasas, con lo que si estás un poco pasado de kilos, lo notarás aún más, con todos los beneficios extra que conlleva quemar esa grasa de exceso. Si eres diabético te regulará mucho mejor el azucar. Además hay muchos tipos de ejercicios distintos, no solo uno para todo el mundo. Por ejemplo puedes hacer piscina también, con lo que si tienes problemas de espalda, por ejemplo escoliosis, haciendo los ejercicios adecuados tu situación mejorará increiblemente. Si tienes alguna lesión, también hay ciertos tipos de ejercicio que te ayudarán a mejorar rapidamente.

Pues con Lean la respuesta viene a ser la misma. Son muchas cosas las que mejoran, unas de forma directa, al igual que lo hacía la quema de grasas, y otras de forma indirecta, como la mejora en el estado de ánimo o el empuje a llevar una dieta más sana. Claro, si no conoces el deporte, probablemente todas esas mejoras, con algo que en realidad cuesta muy poco (puedes salir a andar gratis), te parecerán un milagro, uno de esos productos milagro donde el único que gana es que te lo vende. Pero cuando conoces el deporte, y todos lo conocemos, sabes que todo es cierto y que todo tiene una base científica, probada y contrastada. Y donde el único engañado es el que dice que “eso del deporte es un engaño”. Pues como digo, con Lean pasa lo mismo. La reacción típica de quién no lo conoce es la misma del ejemplo anterior. Pero cuando se conoce, el único engañado es el que dice que es un engaño, porque todo tiene una base científica, demostrable y repetible. Unos principios lógicos que a veces van contra la intuición pero que es lo que mejor funciona. Lean no es una pastilla. No es el equivalente del medicamento, que te lo tomas y sin poner nada de tu parte mejora todo. Lean es como el deporte: tienes que poner de tu parte, pero la recompensa es mayúscula.

Así que volviendo a la pregunta ¿Qué puede hacer Lean por mi empresa? diremos que Lean recorta el Lead Time (tiempo desde que tarda el producto en recorrer todo el proceso productivo, desde la materia prima hasta las manos del cliente) en un 90%. Aumenta la productividad de 2 a 5 veces. Ojo!, no un 20 o un 30%: hasta 5 veces!!. Reduce la necesidad de recursos necesarios para producir lo mismo a la mitad. Reduce el espacio necesario para producir lo mismo a la mitad también. Aumenta la calidad, esto es, reduce los productos defectuosos un 90%. Reduce el inventario un 90%. Aumenta la flexibilidad y la capacidad de respuesta (esta segunda es una traducción libre mía, la expresión correcta es responsiveness, que no le encuentro la palabra equivalente en español). Aumenta la satisfacción del cliente, algo pocas veces tenido en cuenta y que es la piedra filosofal que yace escondida aún para muchos (lee a Deming!). Y la que estabas esperando con más ansias, lo sé: Reduce los costes. Y mucho. No podría cuantificar aquí, pero te pongo como ejemplo el caso de Pratt&Whitney. Cambiaron maquinaria carísima aún no amortizada por otra más flexible y adaptativa. Pues bien, sólo con lo que sacaron por la chatarra ya se recuperó la inversión.

Como ves, la respuesta es la misma que con el deporte. ¿Que en qué se beneficia tu empresa?: En todo!! Seguir con los principios de la producción en lotes y colas es como seguir fumando como un carretero y comer grasa saturada todos los días: Tarde o temprano, lo pagarás. Pero sigamos con las preguntas.

¿Realmente funciona o es una teoría más?

Todos sabemos que existen miles de teorías que prometen el cielo y la tierra, pero que luego nadie ve nada tangible por ningún lado. Solo tienes que darte un paseo por la estantería de libros de empresa de El Corte Inglés y verlo con tus propios ojos. Mucha teoría, sí, pero, ¿y los resultados?. No digo que esas teorías no funcionen o que sean malas, solo que, de momento, son solo eso, teorías. Y que nosotros tengamos que ser el campo de pruebas de esa teorías, pues no nos hace mucha gracia, la verdad. Lean no es eso. Está probado, es contrastable y da resultados tangibles desde los primeros días. Y es precisamente porque Lean se desarrolló como algo de aplicación práctica, no de disquisiciones teóricas y de “yo creo que … yo pienso que ….” que son hijos de don tonteque (créditos al gran profesor Juan Fajardo). Lean es el método cientifico en vivo y en directo. Es el ciclo PDCA aplicado a todo lo que hace. Es la práctica por encima de la teoría. El ir al Gemba y ver con tus propios ojos. El no creer informes y datos que no hayan sido tomados en persona en el lugar de los hechos. Es el probar si funciona o no funciona, antes que perder tiempo en un cruce absurdo de opiniones. Es colaboración. Es mejora contínua.

Gracias a todos los que ya llevan más de 60 años con este método, si te incorporas ahora, tendrás mucho camino allanado y ni tendrás que volver a allanarlo si cuentas con alguien que te guie. Y en el fondo, si lo piensas, es del todo lógico!. El sistema que ahora mismo usamos mayoritariamente se desarrolló en 1908 donde las condiciones del entorno eran muy distintas a las de hoy. Hoy los mercados son globales, hay necesidad de personalización, rapidez de respuesta, precios cada vez más bajos que piden recortes en los costes, etc. ¿No crees que es posible que se haya desarrollado algo mucho mejor desde entonces y que esté mucho mejor adaptado a las circunstancias actuales?

No. Lean no es una teoría más. Es la evolución natural de la forma de fabricar o diseñar productos o servicios para el mercado actual. Es la forma de reducir los costes, aumentar la calidad a la vez que se satisface la demanda. Es el concepto de “El cliente, lo primero”. Es probar qué es lo que funciona mejor y ponerlo en marcha. Y entonces buscar algo aún mejor, y ponerlo en marcha. Y luego algo aún mejor, y así sucesivamente. Hasta el infinito y más allá. Es el principio de la mejora contínua. Por eso, hay muy poca o nula bibliografía, digamos, científica, sobre Lean. Lean es algo que funciona en la práctica de la que es muy dificil, o mejor, imposible, sacar procedimientos generales. No existen soluciones generales en Lean, solo soluciones particulares para cada caso. Sí que existen unos principios generales, pero la aplicación de estos puede, y debe, ser distinta en cada caso. Muchos creen que poner un sistema pull con supermercados por todos lados ya los convierte en Lean: bueno, quizás sí. O quizás no!. El principio general dice: “Desarrolla flujo allá donde puedas. Donde no puedas, pon un sistema pull”. Por lo que si hemos puesto pull donde podríamos haber puesto flujo, vamos mal. Y vamos aún peor si lo hemos puesto sin pensar, y solo lo hemos puesto. Lean es ir a ver con tus propios ojos la situación actual para comprenderla en profundidad. “Grasp the situation” que se dice en inglés. Nadie te aconsejará nada concreto sin antes haberse hecho una buena idea de primera mano de tu situación actual. Por eso Lean funciona. Por eso no es una teoría más. Es la unión de lo mejor de la producción artesana y de la producción en masa que imaginó H. Ford. Pero sigamos con nuestras preguntas.

¿Es un producto milagroso que luego no tiene nada de milagroso y lo único que hace es hacerme gastar dinero y el único que gana es el supuesto experto?

Evidentemente, a estas alturas ya ha quedado contestada. Muchos piensan, y me lo encuentro casi a diario, que si tan bueno es, debe ser muy caro ponerlo en marcha, implantarlo. Otra incongruencia más que nos ha dejado en herencia la producción en masa. Pues no. No es nada caro. Necesita una inversión mínima. La inversión grande que requiere es de voluntad, como el ejercicio. Lean no es sobre cosas fáciles, es sobre cosas que funcionan. A veces serán fáciles, a veces no. Pero siempre busca la función, el resultado, el tangible que tanto nos gusta y buscamos. Pero ojo! no te engañes. Hay mucho más detrás de lo directamente tangible, como en el ejercicio. Quizás lo mejor es justo eso, lo que hay detrás de lo tangible. Esa forma de hacer las cosas, la forma de enfocar, de centrarse, ese hábito de ser mejor cada día, la perspectiva distinta que pone ante tus ojos el camino del éxito. Dificil a veces, pero el camino correcto. Por eso aquellos que ven con sus propios ojos lo que consigue esta forma Lean de hacer las cosas, quedan impactados de por vida. Es como si alguien le hubiera quitado la venda de los ojos. Aunque vuelvan a ponersela, habrán sido testigos de que podemos usar los ojos para ver el camino correcto. Es como el deporte. No basta con ser deportista una semana. Debes mantenerte haciendo deporte. Es la única forma de seguir recibiendo los beneficios y ser el mejor. Por eso Lean no es un proyecto, es una forma de hacer las cosas. Si dejas de lado los principios Lean y vuelves a tu sofá, a tus patatas fritas, a tus risketos, y a tu vida sedentaria los beneficios que empezaste a conseguir aún durarán un tiempo, pero se irán desvaneciendo poco a poco. En Lean es igual. Pero la diferencia aquí es que si te quedas en el sofá, la competencia te echa del mercado. No hay elección. Aunque tambien es verdad lo que muy inteligentemente decía Deming:

“Cambiar no es necesario. Sobrevivir no es obligatorio”

– E. Deming

Si aún necesitas más pruebas, sabemos que muchos solo cambian porque lo hace el vecino “yo quiero lo que ese”, puedes ver los numeros de muchas empresas que aplican con éxito (y trabajo) Lean. ¿Cuales? Siempre remito a la fuente: Toyota. Pero si quieres algo casero, mira los números de Inditex o Mercadona. Aunque mi recomendación es que juzgues por ti mismo si eres de los que solo quieres lo que tiene el vecino o si eres de los que quiere saber si existe una forma de hacer las cosas mejor, no de la forma habitual. De estar al día en lo que funciona mejor y que puede encajar con tu circunstancia. En muchos sectores elegir ya no es una opción. Por ejemplo, en la automoción. Si quieres fabricar coches tienes que producir con los principios Lean, sino te irá bastante mal, porque la competencia ya lo hace. Y en aquel sector donde alguien haga Lean, a medio plazo, expulsa del mercado al resto. La industria aeronaútica se está poniendo las pilas a marchas forzadas para implantar Lean en sus plantas. Es la única salida. El modelo antiguo ya no funciona. Si eres de Sevilla o de Madrid, puedes pasarte por Tablada (en el caso de Sevilla) o por Getafe (si eres de Madrid) y ver con tus propios ojos cómo estan haciendo las cosas. Si eres o estas en Estados Unidos, pasate por Seattle, por la planta de Boeing y disfruta como un enano.

El futuro está a tu alcance. ¿cuando vas a dejar las patatas fritas y el sofá y te vienes a hacer algo de deporte? Tranquilo, puedes empezar a tu ritmo. No tienes que correr una marathon el mes que viene.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s