Eli Goldratt y la Teoría de las Limitaciones

GoldrattComo muchos sabreís, la semana pasada falleció Eli Goldratt. Tristísima noticia. Y quería hablar un poco sobre cómo cambió mi forma de ver las cosas definitivamente. No sabía cuando podría escribir este artículo, pero animado por el magnífico artículo de ayer de J.A. Aguilar sobre este mismo tema, pues como digo, lo escribo ya.

Recuerdo un día en clase de Métodos Cuantitativos, que el catedrático que daba la asignatura, hoy gran amigo mio, recomendó un libro que decía que era muy bueno. La Meta se llamaba. Lo compré, lo leí en una tarde y todo cambió ya para mí. Como Neo en Matrix, cuando ya “ve” el código. Que teoría tan maravillosa. Después siguió el resto de sus libros. Todos devorados inmisericordemente. Aunque siempre quedó esa nostalgia de las aventuras de Alex Rogo y del profesor Jonah. Qué grande. No sé cuantas veces habré leido el capitulo 4, y no me canso de releerlo. Obra maestra. Y el que narra la excursión con el hijo y explica el Drum-Buffer-Rope, que grande!!.

Realmente, Eli Goldratt nos ha dejado un legado por el que, sin duda, pasará a la historia. Un físico reconvertido a la organización industrial que puso orden y concierto donde solo habia caos. Se adentró también en la gestión de proyectos con el concepto de buffer de tiempo y en la resolución de conflictos mediantes la nubes de evaporación. Por cierto, tengo pendiente el ultimo libro, “The choice” al que espero hincarle el diente pronto.

Me gustaría destacar también lo curioso de que todos (al menos los que yo conozco y son algunos) los que estamos en Lean venimos de la Teoría de las Limitaciones de Goldratt. Parece una especie de ritual o camino invisible que todos hemos recorrido de forma natural. Muy curioso. Quizás es que los que hemos hecho ese camino compartimos modelos mentales o principios o vete a saber qué, que nos hacen estar apasionados por ciertas cosas y con el TPS ha llegado a su cénit.

Sin duda una tristísima noticia, sobre todo porque aún era muy joven (64). Al menos en mí, Goldratt supuso un antes y un después. Un punto de inflexión absoluto. Descanse en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s